Home Celebración Misa Inaugural de la Asamblea Sinodal

Misa Inaugural de la Asamblea Sinodal

por facubuils

El cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires, junto a los obispos auxiliares, celebró este viernes la Eucaristía de apertura de la Asamblea Sinodal del Iº Sinodo de la Iglesia porteña. Al inicio de su homilía, el arzobispo destacó que «con esta Eucaristía invocamos al Espíritu Santo para que nos siga acompañando en esta última etapa del camino que hemos recorrido juntos».

Recordando el pasaje del primer Pentecostés, el arzobispo subrayó que este evento «despierta en nosotros el deseo de convocar al Espíritu Santo, para que vuelva a infundir en nuestros corazones la pasión por el anuncio de la Buena Noticia».

«Deseamos que el Paráclito permanezca a nuestro lado mientras recorremos los barrios de Buenos Aires anunciando la presencia del Resucitado» afirmó el arzobispo.

Destacando el camino sinodal que recorrió la arquidiócesis durante los últimos años, el cardenal Poli reconoció que este tiempo «nos ha enseñado que un gran número de miembros del Pueblo de Dios, aún sin conocerse, comparten una fuerte identidad con la Iglesia y su misión evangelizadora».

«Nos disponemos a recorrer confiados este tiempo de la Asamblea Sinodal -continuó el arzobispo-, una oportunidad para que juntos escuchemos la Palabra de Jesús y motivados para renovar la evangelización de nuestra ciudad, abramos el corazón a los sentimientos, saberes e ideas que compartirán los sinodales». 

Mons. Poli aseguró que «con Jesús de compañero de camino podremos escuchar y comprender mejor a nuestros hermanos y a lo que el Espíritu le dice hoy a esta Iglesia particular de la Santísima Trinidad».

Finalmente, el cardenal Poli recordó las tres razones para que el Espíritu Santo sea el protagonista en la Asamblea Sinodal. En primer lugar, porque «puede sacar de todo algo bueno y convertirlo en un dinamismo evangelizador que actúa por atracción»; porque «podremos compartir y enriquecernos con las experiencias de evangelizadores que se abren sin temor a la acción del Espíritu Santo» y por último, porque «implica reconocer que Él procura penetrar toda situación humana y todos los vínculos sociales».

Mañana sábado 18 en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires comenzará la primera sesión a partir del ícono bíblico de la Visitación de Maria a Isabel y el Magníficat.

Ver Misa Inaugural del Sínodo Arquidiocesano

También te interesará

Dejar comentario

Abrir chat
Hola! Quiero suscribirme!