Portada » Santa Misa con los peregrinos de Mama Antula

Santa Misa con los peregrinos de Mama Antula

por prensa_admin
Santa Misa con los peregrinos de Mama Antula

Mons. García Cuerva celebró la Eucaristía en la Iglesia de Gesú en Roma con los peregrinos de Mama Antula, dos días antes de la fiesta de su canonización.

El arzobispo se encuentra en Roma para celebrar la canonización de la primera Santa Argentina, Mama Antula, y allí celebró la Santa Misa con los peregrinos del país que se encuentran en el Vaticano.

Compartimos la homilía de Mons. Jorge durante la celebración:

Homilía Mons. García Cuerva – Misa con los peregrinos de Mama Antula. Iglesia del Gesú de Roma, viernes 09 de febrero de 2023

Este evangelio parece que no fuese para nosotros porque no somos sordomudos, sin embargo, podemos entender que curas a un sordo mudo y gracias a Dios, creo que todos nosotros hablamos y creo que podemos escuchar un poco más, un poco menos; con los años a veces se va perdiendo un poco el oído, pero creo que podríamos tener la tentación de ver que Jesús cura a un sordomudo y es algo que está por fuera de nosotros.

Sin embargo, creo que uno de los grandes problemas que tenemos los argentinos es el problema de la comunicación. No nos escuchamos y no sabemos dialogar. Y como no nos escuchamos, nos creemos dueños de la verdad e interpretamos lo que el otro dice antes de que hable. Y como no sabemos dialogar, gritamos, agredimos o escribimos cosas horribles en las redes sociales opinando de todo el mundo y diciendo cualquier cosa y así nos va.

Y así nos va. Así nos va porque, en definitiva, lo que no sabemos es dialogar, escucharnos y construir como país. Por eso creo que el evangelio de hoy está muy bueno para nosotros porque justamente somos un poco sordomudos y creo que entonces le podemos pedir a nuestra santa Argentina, a Mama Antula, que interceda por Argentina. Que interceda por este pueblo que es un poco sordo porque no quiere escucharse y es un poco mudo porque no sabe hablarse, tan solo gritar o, como dije, escribir cosas horribles en las redes de todo el mundo.

Jesús, con mucha delicadeza, lleva aparte a esta persona sordomuda y en un momento le dice: “ábrete”. Efetá, ábrete. Y entonces quería que pueda Mama Antula interceder por nosotros y poder también escuchar la voz de Jesús y abrirnos, abrirnos también nosotros.

Primero, volver a abrirnos a la posibilidad de ser hermanos. Volver a abrirnos a la diversidad. Volver a abrirnos a la posibilidad de encontrarme con el otro que, aunque piensa distinto, no es mi enemigo. Abrirnos. Abrirnos a cada uno de los hermanos argentinos con los que nos cruzamos todos los días. Abrirnos a la diversidad. En definitiva, abrirnos a la fraternidad de la que tanto nos ha hablado el Papa Francisco, especialmente en su encíclica Fratelli Tutti.

Ábrete.

Y pensaba también que podemos abrirnos a la alegría. Abrirnos a la alegría que, como digo, también tuvo Mama Antula. Porque, como resaltaban quienes más saben de su vida, no le faltaron problemas. Pero eso no pudo apagar su entusiasmo. Eso no pudo apagar su alegría. Eso no pudo apagar su garra.

Nosotros, a veces, cerrados en los problemas, quedamos enmarañados en las quejas, en la mala onda, en la crítica y en el creer que nada se puede. Ábrenos entonces, por intercesión de Mama Antula, también a la alegría y a la esperanza que tanto necesitamos.

Y una tercera apertura. Hoy veía cómo cada uno de nosotros se acercaba al Santo Padre y le tocaba la mano y le dábamos cosas. Y creo que un poco lo cansábamos. Pero bueno, dejemos eso de lado. Nos olvidábamos que tiene 87 años y que tuvo una audiencia antes y tenía varias audiencias después. Pero después yo pensaba, somos todos fans del Papa. ¿Cuánto conocemos de su magisterio? ¿Y cuánto aplicamos y concretamos su magisterio? Porque el mejor homenaje que podemos hacerle a Francisco es concretar con la Iglesia Argentina su magisterio. No ser fans de él como si fuese un rockstar sino leer, releer, conocer y aplicar en nuestras comunidades, en nuestros colegios, en nuestras parroquias el magisterio del Papa.

Había escrito yo el año pasado, cuando todavía era Obispo de Río Gallegos, una carta pastoral que se llamaba: “A 10 años de Francisco: menos aplausos, más compromisos”; quisiera pedirle a Mama Antula que nos regale su compromiso.

Seguramente, como se dijo en el guion, ella era devota a San Ignacio, pero más que coleccionar estampitas de San Ignacio, más que aplaudirlo, más que querer venir a Roma a conocerlo, lo que ella se comprometió fue a vivir lo que San Ignacio proponía. Fue vivir los ejercicios espirituales, fue concretar la enseñanza de Ignacio y el regalo que le hacía a la iglesia mundial.

Aquí estamos entonces nosotros, los argentinos, un poco sordomudos. Queremos aprender a comunicarnos y hoy le pedimos la intercesión a Mama Antula y a San Ignacio.

Aquí estamos los argentinos que queremos también abrirnos, como aquel enfermo, abrirnos a la alegría que también tuvo Mama Antula. Yo siempre cuento este detalle, que para mí es importante, que guardaba una reliquia de San Filipe Neri, el santo de la alegría, que está aquí sepultado en la iglesia San Gregorio Magno, sobre la vía Victorio Manuel.

Abrirnos también a la fraternidad como Mama Antula, que llevaba los ejercicios espirituales a la familia del virrey y hasta los últimos esclavos, y todos podían convivir 10 días. Nosotros no podemos estar con el distinto ni 10 minutos. Que nos regale ella también abrirnos a la fraternidad.

Como dije, propongo que nos comprometamos cada uno a que así como hemos estado con el Papa, y seguramente lo volvamos a ver el domingo, no nos quedemos solamente en su persona: que lindo que es, que bueno que es, que buena la foto que tengo con él, me tocó la mano, no me la lavo más.

Vamos a lo importante, durante 10 años se desvivió, se consumió por proponernos una iglesia jugada, abierta, una iglesia para todos, y nosotros seguimos discutiendo si le sonríe o no al presidente de turno.

Que podamos concretar su magisterio como Mama Antula, que a la distancia enorme de aquí de Roma, hace 200 años, concreto para nuestra Argentina y el mundo los ejercicios espirituales de San Ignacio.

Amén

 

También te interesará

Dejar comentario

Abrir chat
Hola! Quiero suscribirme!