Portada » La importancia de la visita del Papa a Mongolia

La importancia de la visita del Papa a Mongolia

por Nelson Espindola

Resumen Breve

  • En un hecho histórico, el Papa Francisco se embarcará en un viaje de cuatro días a Mongolia, una nación situada entre las potencias mundiales de China y Rusia. 
  • Es un testimonio del compromiso del Papa por fomentar el diálogo y la unidad en lugares donde la presencia católica es mínima.
  • El lema es «Esperando juntos«, subraya la importancia de fomentar la esperanza, una virtud profundamente arraigada en la tradición cristiana pero también universalmente reconocida, destacó el Vaticano.

El Santo Padre partirá a Ulán Bator, capital de la República de Mongolia, el jueves 31 de agosto de 2023 a las 18:30 desde el Aeropuerto Internacional de Roma/Fiumicino. El programa de la visita fue publicado por la Santa Sede y se puede ver en este link. Se trata de una visita muy esperada a una nación que cuenta con menos de 1.500 católicos y que fue confirmada el 3 de junio pasado por el director de la Sala de Prensa Vaticana, Matteo Bruni.

Junto al programa, la Sala de Prensa Vaticana hizo público el lema y el logotipo del viaje. El lema es Hoping Together y fue elegido para resaltar los dos aspectos de la visita del Santo Padre a Mongolia, que es a la vez una visita pastoral y una visita de Estado.  “La esperanza es una virtud específicamente cristiana, pero comúnmente aceptada también en círculos no cristianos”, explica la descripción.  En consecuencia, la palabra «Juntos» subraya la importancia de la cooperación bilateral entre la Santa Sede y Mongolia. El lema representa así un ideal compartido y un aspecto distintivo de este Viaje Apostólico.

La presencia del Santo Padre representa para esta pequeña porción del Pueblo de Dios un signo de inmensa esperanza y aliento.  Al mismo tiempo, la Iglesia en Mongolia, por su tamaño e influencia relativamente pequeños, puede ofrecer un signo de esperanza para la Iglesia universal. Encima de las palabras del lema está el mapa de Mongolia, pintado con los colores de la bandera nacional (rojo y azul), que contiene un ger o yurta (la vivienda tradicional mongola), del que sale una estela de humo amarillo.  El amarillo es el color del Vaticano.  A la derecha del ger, hay una cruz, y entre estos dos elementos se encuentran dos inscripciones verticales en la lengua tradicional mongola, que repiten el lema («Esperando juntos»).

Fuente: Vatican News

También te interesará

Dejar comentario

Abrir chat
Hola! Quiero suscribirme!