Portada » ¿Qué es lo más importante que Mugica nos dejó?

¿Qué es lo más importante que Mugica nos dejó?

por diegofelizia

Especial Carlos Mugica en Semanario Orbe 21

El Padre Carlos Mugica, a 50 años de su martirio, sigue latiendo en el corazón de su pueblo; y en estos días late más que nunca. Por eso, Semanario Orbe 21 dedicó el programa de esta semana al sacerdote que marcó un modo de ser Iglesia: Iglesia en salida, Iglesia que pisa el barro estando en el barrio. Es así que, en el primer bloque, junto a Gabriela Laschera estuvo el Padre Ignacio Bagattini, párroco de Cristo Obrero de Retiro, capilla fundada por el mismo Carlos.

El Padre Nacho, como lo llaman todos, reconoce que antes de mudarse allí poco sabía de la figura del sacerdote mártir. Apenas llegó al barrio, comenzó a estudiar, leer y sobretodo, preguntar entre los vecinos: ¿qué es lo más importante que el Padre Carlos te dejó?. Y no por casualidad, sino como consecuencia de una profunda y comprometida evangelización, la respuesta es un nombre “Jesús «.

“Para mí, lo más importante que Carlos me enseñó es que uno tiene que ser como Jesús, ayudar como él, no dejar a nadie afuera”

recuerda Nacho que le contó una enfermera que va a la parroquia.

Pero no es el único testimonio que comparte el Padre Bagattini cuando quiere dar voz a los vecinos del barrio Mugica. En el segundo bloque del programa, nos regala la presencia de Julio Gestalt, miembro del Hogar de Cristo, quien cuenta que recuperó su vida porque una tarde decidió ir “a lo de los curitas”.

Hubo un quiebre en su vida, un momento de oscuridad del cual logró salir conociendo a Jesús, de la mano del centro barrial Carlos Mugica. Orgulloso muestra su único tatuaje (porque le dan miedo las agujas): la cruz de los Hogares de Cristo junto al rostro de Carlos. Se acaricia el hombro izquierdo varias veces como si allí estuviera su corazón. Agradece el haber llegado al barrio, el haber conocido los Hogares de Cristo, el haber conocido la figura de Padre Carlos Mugica, el haber conocido al Padre Nacho y a los curas villeros.

“los curas villeros, caminan, caminan…” dice Julio asentando la cabeza. Una pausa y un nudo en la garganta se apodera de todos los presentes en el estudio. “Y bueno, esta es ahora mí mejor versión”, concluye.

En la segunda parte del Semanario, el Vicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires y obispo de la pastoral de las villas y barrios vulnerables, Mons. Gustavo Carrara, compartió con Gabriela quién fue el Padre Carlos, cómo se formó y también, cuáles fueron los documentos que la Iglesia publicó en ese entonces; los cuales fueron leídos por Mugica y que quiso hacerlos acción plasmándolos en su vida cotidiana.

“A mí me gusta destacar que él murió porque quería ser coherente con el Evangelio de Jesús» comienza diciendo el obispo auxiliar, quien aclara que obviamente no lo conoció porque en 1974, cuando lo mataron, “ni siquiera había cumplido un año”. Monseñor se acercó a la figura de Mugica a través del Padre Rodolfo Ricciardelli, cuando lo invitó a una celebración del 11 de mayo en la Villa 31.

Carrara comenzó su tarea pastoral en el barrio Carrillo y Villa Fátima. Allí ingresó a un equipo más grande de curas que estaban empezando a trabajar en las villas, entre los que estaban Ricciardelli y el Padre Hector Botán, quienes pertenecían al grupo original de Mugica.

Mons. Gustavo analiza el contexto eclasial del Padre Carlos y luego el contexto social de aquella época. “El encuentro con Jesús lo lleva al padre Mugica al encuentro con los más pobres” . Siendo de una clase pudiente se encuentra con la cruda realidad de los trabajadores y lo interpela. “Hay que entender el contexto y el momento de esa época”, dice el obispo analizando el costado político del sacerdote.

«Mugica formaba parte de un equipo que pertenecía a un movimiento más grande que era el Movimiento de Sacerdote para el Tercer Mundo que respondía a otro movimiento que era el de las personas que querían vivir con dignidad”, afirma el prelado, quien vuelve a repetir que hay no hay que entender a Mugica aisladamente: “no trabajaba solo, él dialogaba con el equipo.”

Llegando al final de la entrevista, cuando Gabriela le pregunta qué nos dejó Carlos hoy, Carrara responde con la serenidad y la convicción de siempre: “Los pobres no solo dan que pensar, sino que piensan; no solo despiertan sentimientos, sino que sienten; no solo piden justicia, sino que se organizan y luchan para vivir mejor. ¿Qué pasaría si nos pusieramos del lado de los más pobres?” nos invita a pensar el Padre Gustavo, como en verdad le gusta que lo llamen.

El aniversario por los 50 años del martirio se viene planeando hace años. En el transcurso de esta semana hubo una carpa a los pies de la Catedral de Buenos Aires con diferentes actividades coordinadas por la Familia Grande del Hogar de Cristo. Hubo radio, feria, muestra fotográfica, murga, entrega de estampitas; al mediodía la Misa y por la tarde noche, recorrido y charla con gente en situación de calle y entrega de comida caliente a cargo de los Hogares de Cristo y Red Solidaria.

El viernes 10 será la vigilia en el playón B Carlos Mugica a partir de las 18:00h, donde habrá juegos para los más chicos y obras de teatro.

El 11 de mayo, día del martirio, se celebrará la histórica Misa central a las 18:00h junto a la tumba, la cual estará presidida por Mons. Gustavo Carrara. Ese día mismo habrá diversas actividades desde temprano.

El domingo será el Festival musical en el Estadio Luna Park. La convocatoria es a las 11:00h en la puerta de la Catedral para ir en caravana por la avenida Alem y celebrar la Misa junto al Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Garcia Cuerva, a las 13:30h.

+ info:

Facebook: Parroquia Cristo Obrero – Retiro
Instagram: @padrecarlosmugica

Banner antes del título

También te interesará

Dejar comentario

Holaaaaa

Abrir chat
Hola! Quiero suscribirme!